Ignios – Orígenes

10616272_10203901568157634_7826439474207180607_n

Ignios orígenes  es el proyecto de Borja Pérez, que partiendo de la actividad vitivinícola familiar, y su formación de ingeniero agrícola, busca interpretar con limpieza y fundamento la personalidad de su territorio, marcado por la impronta de una geografía apabullante: una mezcla de océano a los pies, alisios entre las curvas de una orografía sinuosa y 3700 m. cara al cielo de bastión volcánico a la espalda, todo esto expresado a través del marcado carácter de las variedades que desde distintas procedencias fueron a vegetar en el norte de la isla, donde existe una clara influencia portuguesa en la viticultura y en la toponimia. Ignios va más allá de una viticultura que primaba la producción y del tipo de elaboración más recientes.

El viñedo que trabaja Borja se encuentra en Icod, en la denominación de origen Ycoden-Daute-Isora. Tenerife es un puzzle de apelaciones, cinco denominaciones ocupando un espacio que, como un cinturon, rodea el territorio de bosques, laderas y barrancos que caen desde el Teide hasta el Atlántico. Tal y como están establecidas en la actualidad hacerse una idea de su realidad vitícola resulta bastante complicado. Diversidad microclimática, múltiples varietales, viticulturas diferenciadas en una geografía quebrada y orografía que solo conoce las pendientes. En el norte de la isla se encuentran tres de las cinco d. o.: Tacoronte-Acentejo, que abarca la parte oriental desde La Laguna hasta el valle de La Orotava donde se encuentra la denominación del mismo nombre, y en la zona occidental de este norte insular y a continuación de la anterior empieza la d. o. Ycoden-Daute-Isora, que a su vez engloba esas tres comarcas que se van sucediendo en ese mismo orden.

Estas denominaciones son además en si mismas otro pequeño puzzle de viñedos esparcidos entre barrios, barrancos o bosques, salpicando espacios desde los ciento y pico metros hasta rozar los 1000 y en algunos casos superarlos.

La vitivinicultura tinerfeña está despertando, empezando a coger nuevas maneras, e ignios está en ese camino y será una de las bodegas que lo protagonicen. De momento están en la fase de recuperar e interpretar para la calidad las variedades tradicionales, mediante una viticultura equilibrada y repetuosa y una elaboración con la justa intervención, buscando la mejor expresión en su mejor territorio, para más adelante pasar a los vinos de parcelas y viñedos, de los que Suertes del Marques es un módelo.

Entre las variedades blancas de la zona están la marmajuelo, gual, listán blanco o el vijariego blanco, entre las tintas negramol, tintilla, baboso negro (tinto serodio en Galicia, alfrocheiro preto en el Dao, albarín tinto en Asturias) listan negro y vijariego negro.

10441031_10203901549837176_8959574320009062906_n

Vijariego negra. Color profundo, punzante, intenso, balsámico, laurel que domina al principio, detrás frutos negros del bosque con vegetal en el fondo, por el medio hierbas aromáticas y después, con tiempo, las frutas negras sobre la sensacion mineral. Cuerpo que pasa incisivo, buena acidez y fino tanino, que se arrastra para quedar largo en la distancia, dejando una sensación salina, que, después de los vinos y de las barricas probadas, parece ser una marca de la casa Ignios. Me recuerda una loureira tinta, o una petit verdot no continental, ni mediterránea…

Igual de sugerentes, y con distancia para evolucionar, son un baboso negro complejo y sorprendente y unas barricas de listán donde transmiten sus diferentes procedencias. Otro capítulo más largo merecen los blancos de marmajuelo, gual, vijariego blanco…

Por supuesto ya tiene la invitación para acompañarnos en la próxima edición de A Emoción dos Viños, sería un gusto tenerlo en Tui con sus viños de Ycoden-Daute-Isora (Tenerife) Islas Canarias.

Os comentarios están pechados.